Allá dónde se guardan

Allá dónde se guardan las alabardas acuarteladas, silenciosas las salas, cantan las banderas y no las almas, ni las ideas, ni de los árboles las ramas; y tan pocas y toscas las palabras abandonadas que sólo se siente la ausencia del eco, del cielo no hay rastro a donde me llevan, sólo acero y un aire denso…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s