Vivir

Hubo un tiempo en que me creí dueño de los recovecos que entrañan mis sentimientos. Después me he dado cuenta que la sensación de control era una ilusión provocada por la adrenalina de estar constantemente en estado de alerta. Ahora es peor porque tengo la sensación de estar navegando por una zona tumultuosa e impredecible del río que me aboca sin remedio a una imaginaria catarata. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s