El tobogán

Es inevitable, caminar hacia la desesperanza. No importa la de remansos ardientes de ilusión que nos rodean, la pendiente es pronunciada. Necesito nuevos ojos, nuevos sentidos, nuevos pensamientos. Si los pequeños infinitos del camino no sirven, tendrá que ser la caída lo que me quede disfrutar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s