Salvavidas

Es curioso como la desesperación te obliga a aferrarte a un salvavidas, cómo lo agarras aun cuando estás ya fuera de peligro, te amoldas a ese flotador y su vaivén; es curioso, cómo lo llevan las olas una vez nos ha salvado, mientras yacemos agotados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s