La rama

Rama que bebes del agua clara que entre las piedras salta, liviana y volátil, y que tú atrapas. Rama, disimulando al tiempo que trae el frío, sujetando resignada el agua al alba, congelada en la madrugada. Rama, tú que sin hablar me hablas y que la vida guardas. Me llamas con tu quietud desinteresada y me clavas tu mirada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s