La última brasa

Más allá de las sombras que proyectan los árboles al atardecer, al dejar atrás ese pintoresco puente aferrado a un tiempo pasado, viven quizá tan sólo los prados verdes que ahora amarillean y que gallardos te reclaman, o quizá tus miedos tras la última piedra, tras el último cruce, tras la última espada.

Tras la última brasa, el carbón parece esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s