Crónicas de un sicario. Cap3

“La ceniza que se amontona en el cenicero y el bourbon aguado, sobre la mesita, en la misma habitación oscura. La chimenea silenciosa, humeante aún, deja al viento que entra por la ventana abierta llevarse los restos quemados de un libro; de pronto, una mano lenta y torpe, escondida frente al licor, levanta el vaso para regar las ansias contenidas de ser uno de esos trozos quemados de papel que vuelan; la ceniza que colma el cenicero parece polvo de estrellas al aire, arremolinandose en los rincones y la penumbra se hace luz.”

Crónicas de un sicario. Cap3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s