Amar la casualidad 

Cuán larga es la espera de lo que no llega, sopesando los cambios que traen las mareas. Habitando conciencias de áspera piedra, frías son las noches en vela pero al amanecer siguen las golondrinas en el alféizar, sorteando maravillosamente las ideas que no valen la pena. 
Cuán extenso es el espacio, tan ancho como largo, que en esta carretera le suma distancia a la espera.  Pasos, al camino, que de estar parado tengo frío y si he de aguardar lo que vendrá, no será desde luego en este sitio.  Pues si ha de llegar, llegará, y dará igual en que lugar busques la casualidad, porque, sea al principio o al final, aparecerá.

Anuncios

3 comentarios en “Amar la casualidad 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s