Horizontes vacíos 

Se levanta la bruma sobre el mar y a mí el horizonte hoy no me dice nada. Me da desgana, decepción por la mañana, mirada perdida y boca torcida. Serio parece el sol amarillo; estrecho los ojos, lleno los parpadeos lentos de pensamientos y preguntas, pero sólo una brisa fría responde recorriendo la playa. 

Qué necesidad de sentir, de vibrar como los árboles con el viento, de beber para apagar la sed, de comer para saciar el hambre, de ver el mundo arder para calentarme. 

Y en el fondo de cada taza de café un poso, oscuro como el pasado, adivinando el impredecible futuro, ahondando en tus incertidumbres frente al bello mar lleno de horizontes, con el gesto torcido, contemplando un sol amarillo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s