A olas de pincel y a nado 

Pasé un dedo por el cielo húmedo y desdibujé sus contornos nublados. Imaginé ahí el faro,  el ritmo del mar nítido y opaco, espejo de luces cerrado, él me contemplaba sin dejarme espacio. No hay huecos para tanto reflejo, ni luces para tanto silencio y, sin embargo, se me llenan de azules los párpados.

Bajé la mano hasta encontrar tu rastro, siguiendo a espasmos involuntarios el efecto al aire de tus pasos. Te seguí entre acuarelas de atardeceres lejanos, entre susurros ardientes, buscando tus ojos mansos, pero los encontré mojados.

Ya se ve el cielo estrellado, ni rastro de nuestras manos que rozaban un lienzo nublado, me miras llorando, es hora de volver y dejarnos. 

No pasa nada, el mundo es ancho, el tiempo largo, y mis sueños juegan con encontrarnos de nuevo, a cualquier horario, hiervo de pensarlo, en cualquier barrio o estuario.

Escribiendo a olas de pincel y a nado.

(Fotografía Jose C. Vietnam)

Anuncios

4 comentarios en “A olas de pincel y a nado 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s