El insomnio de los idiotas

Domingo, y tan pronto me he levantado que aún era de noche, algo incómodo se ha colado en mi cama de madrugada entre desvelos. Un pensamiento, como el ardor de estómago tras un empacho de ansiedades. Una imagen, como animales, unos ojos con brillo que, como el galope de un martillo, daban allá donde se siente. 

Domingo, y tan pronto me he levantado que aún era de noche, algo hermoso se ha colado en mi cama de madrugada, entre desvelos. Un pensamiento, como el ardor de estómago tras un empacho de ansiedades. Una imagen, como animales, tus ojos con brillo como un martillo sobre los míos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s