La funambulista

Viven los ojos dichosos suspendidos y a la espera, mañana tranquila, a ver lo que llega. Mientras la funambulista sutura el vacío, observo su traje de seda, me inquietan los nudos desde las piedras hasta las hojas verdes de hiedra. Sentado frente a la verja, en silencio, respirando la melancolía de idílicos días, como los restos de un trozo de pan tostado, miro las migas desprendidas en cada mordida que me deja la vida. Apuro un café y sus maravillas, restandole el tiempo a la dueña para terminar su tela, y se me quedan pegadas las horas bailando con su fatigosa entrega. Sí, estos son los infinitos que la tierra despliega, hermosos y ajenos a nuestros dilemas.

Anuncios

3 comentarios en “La funambulista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s