Ombligos del mundo

Coincidía aquel día con una pareja de águilas que sobrevolaban el robledal, yo por mi parte devoraba un bocadillo. Hacía frío, pero la inmensidad de un paisaje calentaba ánimos y pensamientos. No había ruido, tan sólo, la jara, olorosa aún, se zarandeaba con la brisa de vez en cuando a mi alrededor. 

Las águilas dibujaban círculos a varios metros del suelo, desde abajo su movimiento me resultaba hipnótico. Sencillamente me atraían, las miraba desaparecer entre nubes deshilachadas y aparecer a otra altura; se separaban y, pocos minutos después, retomaban juntas el compás y se acompañaban volando en paralelo. Veía en ellas deseo, proyecto y desempeño. Pero, de pronto, desaparecieron y volví a encontrar el sendero bajo el cielo; el que me llevaba tirando fotos a diestro y siniestro hasta un pequeño mirador desde donde… me quedé perplejo. 

Cómo pensar que somos, nada menos, el centro; cuando la inmensidad del cielo encapotado se muestra tan sereno, anunciando viento y desdibujando el firmamento.

Tú que lo ves, piensa si es cierto o si miento. Si mirando cielos, nublados o de estrellas cubiertos, te sientes el centro; el ombligo de un mundo que se te ha enseñado tuyo y que no pasa nada si se va muriendo.

Anuncios

9 comentarios en “Ombligos del mundo

  1. La naturaleza no es comparable a nada hecho por el hombre. La paleta de colores de un rojo atardecer y ese desvanecerse lentamente en el horizonte para dejar paso a la noche, no está al alcance de ningún pincel… quizá se asemeje, pero igualarlo, no creo.

    Y somos tan bestias que la maltratamos una y otra vez, talamos árboles, contaminamos sus ríos, envenenamos los océanos, exterminamos sus animales… Estamos destruyendo el patrimonio de nuestros descendientes.

    Muy bello escrito y muy cierto, no somos nada en la inmensidad del universo, absolutamente nada. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tu comentario, pienso que el ser humano es de pensamiento antropocéntrico de forma casi inevitable, pero eso no quiere decir que no podamos cultivar otras facetas que nos permitan desarrollar nuevos pensamientos más equilibrados para nuestros compañeros de viaje, sean quienes sean. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  2. “Tú que lo ves, piensa si es cierto o si miento. Si mirando cielos, nublados o de estrellas cubiertos, te sientes el centro; el ombligo de un mundo que se te ha enseñado tuyo y que no pasa nada si se va muriendo”. Maravillosas tus palabras para dejar el mensaje más profundo y real de lo que sucede hoy en día. El día en que dejemos de creernos tan importantes, comenzaremos a serlo.
    Abrazos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s