El cuadro 

Desenfoca y dale vida a la luz rojiza, casi rota, que difumina contornos de otoños e inviernos en tu cabecita loca. 

Desemboca toda tu ansia en las cerdas de una brocha y pinta, alegrías de colores, manchurrones de improvisación dorada.

Afloja las pesadas cargas, aparta los sabores de las horas amargas, alarga tus manos y retira esas lágrimas, invisibles como las ganas.

Abandona tus sentidos, el equipaje mudo de cuanto has vivido, las velas en el alféizar y las cortinas feas de estampados lineales. Quédate con el impresionismo adolescente de quien expresa sus ideales, enfermos de inmadurez, en los portales, en los bosques, en todos los lugares. 

Desenfoca mis ojos, mis pensamientos y mis palabras; permíteme ser un borrón de color en tu otoño de agua, la boca difuminada entre las otras, una acuarela inacabada. 

Dibuja para tí las sombras, los suspiros y el vaho que provocan nuestras manos apretadas, lienzos de cristal, entre pinceladas de color y a solas.

Colorea, olvídate de las fronteras, llena tan sólo de memorias tu paleta y deja fluir la violencia creativa, desde tus ganas hasta mi espera. 

Anuncios

7 comentarios en “El cuadro 

  1. Me encanta!! Permíteme que ponga aquí uno de mis poemas, pues tu maravillosa prosa poética me lo ha recordado:

    UN CANTO A LA VIDA

    La vida
    es como una paleta de colores.
    Coge un pincel,
    y ponte a pintar por igual
    claros y oscuros,
    amores y desamores,
    pues lo que importa al final,
    tan sólo es pintar.

    Un abrazo

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s