Cómo la llamo

Tu silueta se me antoja sin hojas ni ramas flojas, ni secas, sin brillos de corteza roja arrancada, ni telas de araña abandonadas sujetando el viento como velas hinchadas. 

Tu silueta me llama, entre la luz y la escarcha, a través de miles de millones de imágenes esperadas. Se me presenta clavada en el alma, como un ardid de las ganas de vivir que no me dejan dormir. 

Tu silueta se incendia, arrasatra perfumes de campo y estrellas, esas que aparecen en noches frías y tranquilas, en las que simplemente desearías, a secas, todo cuanto no sientes y crees que necesitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s