El revés de un reflejo 

Sí, mi mundo parece estar al revés. Tantas carreteras nos separan, que ya no tengo esquemas; ni bordillos donde ponerme a salvo, antes de que desbordes, te rompas en torrentes y te liberes; eres mi espejo desde donde todo lo veo. 

Te pienso, te imagino bebiendo, girando con los brazos extendidos, del cielo, de todos los días que no fuimos lo que quisimos, aprendiendo a querer. 

Sí, mi mundo parece estar al revés, quizá sólo es el reflejo que trae la entrada de la cueva hasta el interior, quizá no. Quizá sea yo aprendiendo a volar sin saber qué hay detrás, aunque a veces miro el asiento de al lado y lo veo vacío, entonces me siento frío, dejando que las líneas de la carretera me atraviesen, y sigo; como la montaña y el río, nuestro amor es infinito, tan indefinido que a veces mi mundo parece estar en un limbo, entre tu reflejo y mis devaneos con el destino.

Anuncios

2 comentarios en “El revés de un reflejo 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s