La habitación de los cuerpos

Habitamos el mundo maleable, creemos que somos la recepción del dolor, animales del sentimiento fugaz, sin parangón; bailarines de nube como pinceles al aire, versos que velan la metáfora de la vida en movimiento, del cambio, del progreso eterno; el goteo del caño, fuente en la montaña, sobre las fallas de colores mudos, midiendo los tiempos entre tus pasos y tus sabores.

Habitamos la brecha de luces entre el epicentro oscuro y las fronteras que contienen el alma, los caminos que revelan el futuro. Habitamos la incertidumbre y la volatilidad, el sentido contrario en una carretera hacia ningún lugar.

Te miras al despertar y te encuentras con rotundidad un enfermo mensaje que te trae algún pesar: Cuerpo que ardes despacio, inexorable atardecer, agotando la yesca que prende al nacer y que consume el combustible prestado, mi ser. 

Anuncios

3 comentarios en “La habitación de los cuerpos

      1. Sobre gustos no hay nada escrito. Lo que para mí puede ser bello para otro no. Pero sí te aseguro que no miento. Si dejo un comentario es porque realmente lo siento, y si algo me gusta, generalmente me gusta mucho. ;-).
        Gracias a ti, por tus letras.
        Abrazo de los míos 🙂

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s