Charcos de barro

Charcos de barro y agua, hogueras de ideas blandas que prenden las ganas. Se amasan las imágenes junto a las palabras, entre lodos de aventuras pasadas. Imitan las vueltas que da una vida, se alzan los remolinos como hilos, conversaciones perdidas por los sentidos. 

Frases inconexas, inconclusas, perdidas entre el tiempo y a saber entre cuántas hojas de cuaderno. Ínfimos detalles de barro mojado, esperando el uso que mente y manos arranquen de lo más profundo de cada uno. Charcos de agua, lágrimas embalsadas, reflejando en tu interior oscuro todo lo que un cielo limpio regala a quienes nunca temieron quedarse mudos.

Anuncios

7 comentarios en “Charcos de barro

  1. Escribes con mucho lirismo. Perfectamente podría tomar la forma de un poema. Me tomo la libertad de hacerlo. Ojalá no te molestes y te ofrezco mis disculpas por el atrevimiento- Quedaría más o menos así.

    Charcos de barro

    Charcos
    barro y agua,
    hogueras
    de ideas blandas
    prenden las ganas.
    Amasan imágenes
    junto a las palabras
    lodos
    de aventuras pasadas.
    Imitan vueltas
    de una vida
    alzan remolinos
    como hilos
    conversaciones perdidas
    por los sentidos.
    Frases inconexas
    perdidas en el tiempo
    entre hojas de cuaderno.
    Ínfimos detalles
    de barro mojado
    esperando que mente
    y manos arranquen
    lo más profundo
    de cada uno.
    Charcos de agua,
    lágrimas embalsadas,
    reflejando
    en su interior oscuro
    lo que un cielo limpio
    regala
    a quienes nunca temieron
    quedarse mudos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Lo primero: muchas gracias saricarmen.
      Lo demás: las palabras, como la libertad, uno ha de tomarlas. Pocos las regalan. En el mundo convencional se venden palabras agrupadas, se conceden libertades pactadas. Pero en mi mundo, o al menos como yo lo quiero, las palabras no tienen dueño, sólo relojeros y herreros precisos que forjan nuevos sentidos con ellas. Por todo esto: ¿Cómo iba yo a molestarme, a aceptar las disculpas, porque una relojera viera en mis palabras algo diferente y siéntese, por ese motivo, la necesidad de modificarlo cuidando al detalle, con mimo, todo cuanto he escrito?
      Es un halago, esto es un juego, es maravilloso jugar con las palabras. Quizá un día explique por qué ya no escribo poesía y me inclino por la prosa poética.
      Siento la super respuesta, pero tu comentario se merece algo más que un “gracias”. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s