Entre locos y locos que lucen

Juego sin descanso con la luz por si te veo, por si me encuentro, por si entre todos los destellos queda alguno que me llene de fuego. Y gira la noria árabe que trae el agua, aparta del camino la sed, riega mi ser dándole la forma que ves. Es la historia que emerge justo antes de enloquecer, la que contarán antes de decir “y se volvió loco, tan poco quiso tener que se dejó perder entre versos sin nombre, entre miradas de sexo sin placer, en el amor, sintiéndose fiel a ese recuerdo borroso que le erizaba la piel, y al final no supo, quizá no quiso, regresar”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s