Hay que dejar volar

Convergencia sinfónica de sinergias incompatibles que buscan el equilibrio

Cuadro de Javier Sánchez

Te pasas la vida mirando el cielo; volar, los pájaros, envidiando su grácil vuelo y anhelas cogerlos, acompañarlos en sus peripecias aéreas. Entonces lo encierras en una jaula y descubres que ahí no vuela, que no tiene independencia. Aprendes que amar es dejar volar, respetando las cualidades por las que navegan el aire, por las que deben dejarte atrás.

Hay que dejar volar a los demás, ningún viento impulsa más la creatividad que la sensación de libertad. 

Anuncios

6 comentarios en “Hay que dejar volar

    1. Gracias saricarmen por tu comentario. Tampoco hay que olvidar que hay que aprender a amar, cuando se mezclan sentimientos, deseos y libertad, la química del cuerpo puede arrastrarnos a la obsesión, a una relación tóxica. Sin embargo hay que sobreponerse para amar de verdad. Nadie es feliz con media naranja, aunque cueste reconocerlo, necesitamos naranjas enteras. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s