Bagaje 

Y le pondré palabras, nombre, a los reproches y pliegues del camino a mi paso. A los baches y los achaques que tuercen la dirección del timón y dan vida a este viaje. Meandros de tierra y barro, arados del campo, entre pinares de olvidos y charcos de las últimas lluvias del año. A veces te ves atrapado. Entonces llamo a la llave que todo lo abre, el cielo me da la clave, entre cortados de calizas que los humanos cubrimos de alambres: pase, por cielos y barrancos, si puede, pase y vea lo que el ser humano hace suyo sin pedirle permisos al aire.

Nombrará la ausencia este valle, dejará en mí impreso cada detalle, cada fino traje de polvo, la evasión por encima de todo… aunque no queden rescoldos, por amor, todos los viajes sacian el hambre de atardeceres que arden. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s