El buitre y el poeta 

A veces, los veo volar y vuelo con ellos, les encomiendo mi destino mientras los voy siguiendo. Dibujan los buitres acuarelas con pluma y nube, bajan y suben; navegan por la imaginación del triste aventurero, que sorprendido mira al cielo y se evade; se distrae del dolor que le atrae hasta el suelo. Evitando las inclemencias que sustraen los deseos y traen aguaceros, lágrimas de buitres hambrientos. La decepción constante en la búsqueda de sustento. 

Secuencia y herencia del devenir de un escritor y su maleta: vivir sin filtros, sobre la naturaleza, la que vemos y la que nos contempla. Cubrir de maleza el escondite secreto desde donde todo se escribe y nada se muestra, sólo aquello de uno mismo que le quite, o le dé, dolores de cabeza. Y así resulta la vida, una excursión por el espacio y el tiempo:

Para el buitre los muertos, para el poeta los sueños sin dueño. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s