Con alas de trapo 

El elefante miraba al pájaro surcar los aires, imaginaba flotar sobre los árboles, hacer piruetas y sentir el fuerte viento en sus orejas. Un día se fijó en el grajo y confeccionó con ilusión y tesón un traje con viejos trozos de sacos. 

-Vuela, vuela alto – Le decía su amiga la mariposa -deja en tierra las cadenas con las que te ató al sufrimiento el amo. Hazte dueño de tus pasiones, no tengas miedo aunque vueles a trompicones. 

El elefante se enfundaba el traje de trapo cada mañana, y cada día encontraba una peña más alta desde la cual saltaba. Su perseverancia provocó admiración entre los habitantes de la sabana que lo seguían hasta que encontraba una montaña. 

Desde entonces los pájaros lo acompañan cada vez que abre las alas, todas las aves le ayudan para que no se caiga, o lo haga sobre el agua. Siempre le animan diciendo:

-¡Vuela, vuela alto, elefante con alas de trapo! ¡Y no te preocupes porque mañana estaremos contigo para otro salto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s