Munirah 

Tu nombre se me escapa entre palabras extrañas, a penas te entiendo y me encantas.

Cuando la casualidad nos llama las miradas hablan. Compartamos momentos nuestros, sin conocernos; aunque a veces existan silencios. 

El mar nos trae regalos, siempre en la costa, es fácil apreciarlos porque todos somos los restos de algún naufragio.

Y me repites tu nombre y me equivoco al nombrarlo, me miras riendo y apenas consigo olvidarlo. 

Ha sido un placer encontrarnos, hay amistades maravillosas, siempre entre náufragos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s