La imaginación terminada 

Hay tantas cosas en la vida que no consigo entender, tantas composiciones diferentes, tantas posturas y maneras de amar, hay tanto en la vida por abordar. 

Me senté en el alféizar mientras la manguera regaba sola el jardín. Me sumergí en el sonido burbujeante del agua y sus chapoteos contra las plantas. Y olvidé los dolores del alma. 

Entonces la vi, agazapada tras una reja que confundió con corteza de árbol. No tenía ni dos centímetros y llevaba un mundo de transformación en su interior.

Observaba atontado la fortaleza del renacer, de la esperanza. Me pareció la metáfora del que persigue y no alcanza, hasta que uno entiende que, la esperanza, no es sino tiempo que nunca se para y que tampoco se pasa.

No hay maravillas comparables a esta, ni cambio más profundo que el de la oruga que muta. El universo cabe en una crisálida en un jardín y el pensamiento en las alas que la rompen y que tú ves fluir.

Un deseo: La imaginación terminada y volando por mi ventana

Anuncios

4 comentarios en “La imaginación terminada 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s