Las llaves 

Se calientan los días, las masas de aire se iluminan, se secan las espigas y, después de todo, nunca volvimos a compartir aquella sonrisa que nos prometimos. Nunca terminó siendo el significado de siempre. 

Enterramos nuestros sueños viejos o muertos porque sabemos que los soñaremos nuevos. Construimos olvido, empezamos a dejar de lanzarnos silbidos y a no decirnos las cosas con cariño.

Las personas que amamos son llaves a nuestro corazón que a veces perdemos; por las que hemos cambiado tantas veces la cerradura.

Qué hermoso concepto, pensar que un corazón es la puerta a una cabeza, que no todos entran y que todas esas personas que un día fueron, serán para siempre las llaves perdidas en el fondo del mar, como decía la canción. 

Me encanta el mar y buscar en él. Me encanta pensar que el cielo es azul porque el mar lo es. Imaginar que lo ardiente entre las nubes, ni es el sol, ni la metáfora del renacer. Es lo que sucede cuando, en algún lugar, alguien encuentra una llave perdida y abre una puerta entre cien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s