18 de julio

La Justicia no puede ser patrimonio de la familia de un muerto, sino de la humanidad. Les guste o no, a unos y a otros, la solidaridad que suscribimos cada día en nuestra convivencia cotidiana ha de ser extensible, debe alcanzar a todos, a todas, y ser el instrumento para resarcir el dolor que nos une. Porque, al final, de nada sirve hablar de fratricidio si la empatía inherente al ser humano es consumida por intereses tan imaginativos como la política. 

Por todas mis compañeras y por tí primera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s