Marcas en el suelo 

Líneas entre la fuente de tu inspiración y mi dispersión por el campo ahora seco del pensamiento. Formas arrebatadas a la piel fértil de un cuerpo, antaño de verde encina, recuperados en la paleta los ocres, amarillos, llevados como caricias al lienzo del ahora. Enmudezco. 

Cuántas fronteras veo entre tu vestido y el sexo; entre los andares del trigo roto y el alimento. El subsidio para un día más, lo que mueve el viento. Entre verdades traicioneras y los sentimientos. 

Y miro los campos y me veo inmerso entre los delicados pliegues de mis deseos. Mujer, qué hermosa es tu piel de enero, blanca y rosada, y cuánto la echo de menos. Líneas, fronteras como arañazos en la tierra; en este, mi destierro.

Líneas que lo unen todo en mi cerebro, el campo, el lienzo, tu cuerpo, el viento, mi destierro y tu sexo. Somos marcas en el suelo, en la piel y en el tiempo. 

A veces, caminando solo, se me escapa un te quiero. 

Anuncios

2 comentarios en “Marcas en el suelo 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s