Las horas oscuras 

Y si algún día alzas la vista y descubres que te has rendido. Qué cicatriz tatuarás en tu cuerpo para mitigar ese dolor. Qué dibujo ensombrecerá la belleza de la inocencia perdida.

Y si un día al mirarte las manos sólo hay vacío. Dónde estarán los demás en esas horas oscuras. Cuando tus órganos fallen y las nubes anuncien como otras veces lo inevitable. Cuando la rebelión de lo absurdamente hermoso fracase una vez más y los vuelos del ave de fuego terminen. Dónde estarás. Dónde amarás mientras gira el cielo una vez más para ti y no para mí.

Y si las horas oscuras se hacen más largas de lo que esperabas. Y si nadie contesta tu llamada. Y si tan sólo un paso separa tu alma de las brasas, detrás la pared y delante la espada.

¿Recordarás que una vez estuviste enamorada?

Te diré la verdad, nadie sobrevive a la muerte; sin embargo, haber amado es la única manera de no morir en vano.

Y levantó el cielo para ver si podíais esconderos juntos debajo. Porque contigo, las horas a oscuras, son un regalo. 

Anuncios

10 comentarios en “Las horas oscuras 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s